El apasionante mundo de la optimización para motores de búsqueda

Hacía rato tenía mi blog en el olvido.  Pero de nuevo la chispa saltó.  Llevo un realmente apasionado con un tema tecnológico, el cual conecta muy bien con temas previos desarrollados en este blog.  Se trata de la optimización de páginas web para motores de búsqueda, comúnmente conocida por sus siglas en inglés “SEO”.  Me llama la atención que es un tema de vanguardia, fundamental para incursionar en el mundo virtual con éxito.  Tiene tantos y tan interesantes subtemas, que procuraré estar conectado en mi blog para escribir sobre ellos, y aportar los conocimientos que he estado desarrollando a ese respecto.

Espero que la disciplina bitacórica retorne, con este tema tan importante.

Entendiendo mejor el expectro de la web 2.0 Primera Revisión

Después de mi primera lid investigativa en este polémico campo (este calificativo precisamente es fruto de mis hallazgos), llegó la hora de revisar la “Hoja de Ruta” o documento maestro que planteó originariamente los tópicos investigativos; he aquí el fruto de la primera revisión.  Seguir leyendo ‘Entendiendo mejor el expectro de la web 2.0 Primera Revisión’

¿Qué es la web 2.0?

Una introducción para los detractores del término
Para muchos amantes de los términos de moda, o personas tremendamente informadas en lo que a tecnología web se refiere, el título de este artículo resultará “atrasado”, “retrógrado”, “pasado de moda” (la otra realidad es que sigue habiendo en el mundo millones de personas que ni siquiera saben lo que es “Microsoft”). Esta afirmación, quizás inapropiada para generar expectativa con respecto a este contenido –ya que “atrasado”, “retrógrado” y “pasado de moda” son calificativos poco atractivos en estos vertiginosos tiempos–, la realizo con mucho conocimiento de causa, como parte de un reto para quienes ya consideran antigua –y quizás por ello carente de importancia– la temática que pretendo traer a colación.zen2.jpg
Debido al empeño puesto en esta humilde pieza de investigación, encontrándome en las profundidades conceptuales de tan polémico término (web 2.0), tratando de capturar su esquiva esencia –con la lectura y relectura de innumerables artículos– he encontrado exacerbadas críticas (paradójicamente gracias a mecanismos propios de la “Web 2.0”) contra los que persistimos en seguir escribiendo al respecto. Aunque me aparto radicalmente del concepto de “descubrimiento” que puede motivar los planteamientos propios de este tipo de disentimiento (dentro de mis frases preferidas está la de Proust que plantea: “El verdadero viaje del descubrimiento no consiste en buscar nuevos paisajes, sino en tener ojos nuevos”), considero sumamente útiles dichas posturas, que desenmascaran un fallo fundamental en la acepción original planteada por O´Reilly, y la subsiguiente carrera por acuñar “el término de vanguardia”. La utilización de la nomenclatura 1.0, 2.0, 3.0, 4.0 (¡ya existe!), 5.0 (¡ya vendrá!), puede resultar engañosa.

En particular, cuando encontré en la maraña de artículos sobre la Web 2.0, el para mi enteramente novedoso término “Web 3.0” –precisamente como parte de una crítica a quien escribía sobre la “antigua materia”– no me quedó otro camino que empezar a consultar, con cierto desasosiego, las definiciones de este nuevo vocablo, que implicaba un inexorable conjunto de incómodos calificativos (“atrasado”, “retrógrado”, “pasado de moda”) para el fruto de mis esfuerzos investigativos. Afortunadamente pude darme cuenta que en realidad “Web 3.0” es un concepto que conocía mucho antes de poder siquiera experimentar el de “Web 2.0”, y que puedo afirmar se sitúa en un campo muy diferente (pero relacionado; tocará escribir próximamente un artículo al respecto). Si hablamos de “Web Semántica (ahora llamada 3.0)”, y de “Web Social (o Web 2.0)”, podremos plantear de manera muy precisa que estos fenómenos se deben entender y estudiar por separado y no necesariamente, el uno (3.0 y superiores), debe ser considerado como de mayor estatus que el otro (2.0 e inferiores), o la evolución que condene al otro al ostracismo intelectual. Por eso propongo que otorguemos a los numeritos “1.0 y subsiguientes” un valor meramente romántico y anecdótico, y no uno que nos desvíe de la verdadera importancia de los conceptos que tratan de representar.

Invito pues a los detractores del término, a comprobar con la lectura de este artículo, si el vocablo “Web 2.0” en verdad está mandado a recoger, o puede seguir representando riqueza para quienes nos acercamos a él con “ojos nuevos” y espíritu profundo.

 

Seguir leyendo ‘¿Qué es la web 2.0?’

Un camino hacia la web 2.0

Mi camino hacia la web 2.0 se ha trazado de manera particular y constructiva, quizás debido a los intereses diversos que me promovieron a dar los pasos de exploración y descubrimiento, y a la riqueza que he encontrado a lo largo de dicho camino. Por esta razón esta crónica de viaje, desprovista de cualquier pretensión, se contará a partir de los objetivos buscados y logrados, y la senda que ellos marcaron. Espero que este artículo sea complementado con experiencias futuras, ya que esperanzado en la naturaleza dinámica de este proyecto personal, auguro muchas más emociones, retos, obstáculos, caídas y logros en este trayecto que apenas estoy comenzando.

Seguir leyendo ‘Un camino hacia la web 2.0’

Primeros acercamientos teóricos y emocionales a la web 2.0.

Atraído como estoy a este nuevo entorno intelectual y comunicativo (la web 2.0), he comenzado a nutrirme de información al respecto que me permita encausar esta iniciativa personal.

Surgen muchas aristas para domar este conjunto de nuevas herramientas y darles un curso lógico dentro de mi dinámica de vida. Dicha dinámica consulta realidades concretas que impulsan mis intereses investigativos. La primera de ellas es la posibilidad de mejorar a partir de este interesante hobby mi posición económica. Para ello recurrí al sabio Google y en su cajón escribí “ganar dinero con los blogs”, comillas incluidas. Inmediatamente caí en un blog que traía vínculos a las cuatro entregas de un artículo extenso que versaba sobre el asunto.

Al leerlo, sus primeros párrafos derrumban un poco aquellos intereses primigenios que me movieron a entrar en esta corriente. El autor, con un acercamiento pragmático, trató con palabras no muy sutiles a la categoría general de blogs que disertan sobre la vida, afirmando su poca relevancia. Primer golpe, que contrastaba fuertemente con el sentimiento generado por una serie de videos que mostraban el poder de la “blogesfera” como mecanismo de democratización del cuarto poder.

El anterior párrafo no pretende descalificar al autor, ya que considero que la gran cantidad de recursos que traía su artículo, son valiosos a la hora de entender más de cerca el fenómeno de los blogs. De igual manera brinda pautas para crear blogs con una mayor audiencia y disipa algunos de mis planteamientos iniciales sobre la mejor manera de orientar la temática de un blog. Mientras más específico se logre ser, mayor impacto se logrará. Este planteamiento, unido a unos otros cuantos que proponen el volumen adecuado de dinamismo del blog, crean cierta confusión a la hora de establecer que quiero hacer y que quiero lograr en la blogesfera: ¿Dinero? ¿difusión? ¿placer? ¿goce intelectual? ¿trabajo intelectual? La primera premisa que debo abordar para dilucidar los anteriores interrogantes, es que son tan variados los temas que me atraen, que en principio es difícil establecer un orden o dinámica en mi blog, ya que lo percibo como una entidad de libre difusión intelectual. En el mundo moderno, regido por el gran impulso materialista, es un verdadero lujo tratar de acariciar una variedad ecléctica de temas, tal como lo hacían los renacentistas. De todas maneras considero que el repositorio central de la dinámica creadora, puede estar en un solo blog, que ayude a explorar la líneas vitales que pueden desencadenar en blogs más específicos y por tanto más “apreciables” para el mundo moderno. Por todo esto, y por la sensación que brota de mi cuerpo al hacer lo que estoy haciendo, considero que mi verdadero interés a estas alturas es el mero goce intelectual, que promueve el interés investigativo a través de los más variados temas de mi cotidianidad. La más nimia de las audiencias (yo mismo) me ayudará a completar este interés. Posteriormente trataré de evolucionar hacia el pragmatismo y la búsqueda del concepto del éxito a que nos vemos tan abocados en los actuales momentos.

Dicertaciones sobre el inicio

Al entrar decididamente en este nuevo mundo de la red 2.0, muchas preguntas surgen acerca de su utilidad personal y social.

Siempre me he sentido atraido por la escritura, pero nunca he ejercido de manera constante el oficio. Considero que la disciplina hace parte del verdadero logro de quien entrega sus pensamientos al gran público. Sé que en el inicio mi público seré yo mismo, pero acepto el reto de plantearme las preguntas que finalmente construyan una herramienta de vida y de pensamiento a través de este medio.

Empezaré por investigar un poco para que sirven los blogs, cómo es la manera idónea de manejarlos, como convertirlos en un verdadero órgano de difusión de ideas, y como establecer a través de ellos una fuente de disciplina personal.

Me surgen muchas preguntas, la mayoría simples: ¿es mejor hacer un blog por cada tema de interés o en uno solo conjugar todo (aunque variados son los temas que interesan a mi vida)? ¿como debe ser la periodicidad de mi actuación en el blog? ¿cuanto tiempo debo dedicarle diariamente para hacerlo realmente interesante? ¿cómo corregir ortografía (soy malo en dicho aspecto)?, en fin, espero que las preguntas se vallan resolviendo pero que tambien nunca se acaben, para que este espacio sea uno de vedadero crecimiento.

Inicio de una aventura

Siempre rondando los mundos mentales de la escritura, la tecnología, el pensamiento, pero el primer paso siempre fue difícil. Hoy me lanzo a este nuevo canal, buscando un espacio interior y exterior que pueda ayudar a nutrir más mi existencia.